¿Cómo conseguir financiación para una START UP?

¿Cómo conseguir financiación para una START UP?

¿De dónde sacamos el dinero?

Estoy seguro que la mayoría de nuestros lectores -cuando no todos- están familiarizados con el término “Start Up” e incluso se hacen a la idea o tienen una imagen mental de a qué nos referimos cuando hablamos de las mismas, sin embargo, cuando llega la hora de emprender o materializar un negocio, no todo el mundo tiene claro por dónde empezar, de dónde se saca el dinero para empezar, para pagar a los que serán sus empleados o en qué consisten las llamadas “rondas de financiación”.


Es justamente lo anterior lo que pretende alumbrar quien suscribe el presente post, intentando a la vez, poder identificar las diferentes etapas del proceso de creación y captación de capital y de forma muy esquemática facilitar el camino de quien pretende emprender y sólo ve ante él dudas e incertidumbre.

Así, la primera cuestión a plantear es que,

Todo empieza por una idea…

Y es que, por muy básico que sea, y aunque pueda muchas veces pasársenos por alto, lo cierto es que cualquier empresa que se precie empieza con una idea que dista mucho de un modelo de negocio concreto. Se trata de ese chispazo, de esa divagación que puede plantearse como una fantasía del que sueña despierto pero que, a la hora de ponerle varios “contras” a la misma, éstos caen por su propio peso, haciendo cada vez más serio algo que pareciera no revestir ninguna importancia.

Es ahí cuando, algo que uno tenía para sus adentros, a veces, es compartido con los más allegados, haciéndolos participes de dicho proyecto ya sea con la voluntad de hacerlos socios – puesto que las penas compartidas, son menos penas-, ya sea para pedirles dinero -no vamos a negar a estas alturas la naturaleza humana, ¿verdad? -. Nos adentramos así en la que sería la primera de las etapas o tramos en esta nuestra iniciativa y que por aclamación popular y por una evidente influencia anglosajona se ha convenido a llamar fase “pre-seed”.

Llamamos así frase “pre-seed” a la fase en la que el emprendedor, teniendo una idea del negocio que pretende impulsar, busca la ayuda de los demás, muchas veces por un tema funcional (compatibilidad de perfiles), otras por una cuestión puramente económica y ligada a la insuficiencia de fondos propios. Y es que, a parte de la posibilidad de encontrar un socio que co-financie la aventura o complemente el perfil de quien originariamente tuviere la idea, es en esta fase donde aparecen los recursos denominados las tres Fs.

… que se debe proteger.

Dejamos de lado, solamente por un momento, nuestro libro de ruta empresarial para hablar de algo que, si bien puramente no versa sobre dinero, bien puede significar que todo lo hablado y de lo que se hablará se diera al traste.

En este sentido, quien firma el presente post no quisiera continuar el mismo sin poner una advertencia y, si puede ser, en mayúsculas y debidamente señalizada:

LAS IDEAS DE NEGOCIO SE TIENEN QUE PROTEGER.

Sí, sabemos que parece lógico, pero muchas veces dicha lógica no aplica y, en la centrifugadora de la ilusión y de las ganas, se pasa por alto algo tan esencial como proteger debidamente los derechos de quienes tuvieron esa idea y pretenden explotarla, así como su marca y derechos relacionados.

¿Nuestro consejo? Es bien simple: asesórate legalmente por un especialista. Créeme, no es un coste a recortar, no es un gasto innecesario, ES FUNDAMENTAL.

La diferencia entre buscar o no asesoramiento puede recaer en elementos tan esenciales como la fiscalidad (¿vas a truncar tu proyecto porque no puedes dar respuesta a los impuestos que debes pagar y hubieras podido no estar obligado a pagar?), la eficacia de la forma societaria que pretendas adoptar para conseguir el fin, o la protección de la marca, la patente, el diseño industrial que se trate (para eso existe la propiedad intelectual e industrial).

Nunca podremos acabar de enfatizar lo suficiente la importancia crucial de este aspecto. No escatimar en esto es básico.

BIEN, PERO, ¿CÓMO CONSIGO DINERO?

Ah sí, nos habíamos quedado en las tres Fs – espero se me permita este momento de suspense-.

Pues bien, las tres Fs, no aducen a nada más que a las siglas en inglés de Family, Friends and Fools (Familia, amigos, y “tontos”).

Con ello, quiere referirse a que, habitualmente, las primerísimas fuentes de ingresos de alguien que está recabando dinero para iniciar su proyecto son los enumerados: la familia del o los socios, sus amigos, y alguno que otro incauto y temerario conocido que cree en esa idea inicial de negocio, ve su potencial y decide darte parte de su dinero con la intención que se lo multipliques y lo hagas rico, cosa que, aunque pudiera parecer una tontería, podría llegar a pasar.

Este capital (habitualmente hablamos de unos 10.000 euros) permitirá a la empresa cierto margen de tranquilidad, al menos, durante unos meses, sin embargo, este no suele ser el único capital que se reciba en la fase denominada “PRE-SEED” en la que se encuentra nuestra aventura, puesto que también aquí suelen intervenir los llamados Business Angels o “Ángeles Inversores”, que son particulares que, de forma profesionalizada y bien a título personal o a de forma asociada, y normalmente sin participar en la administración de la sociedad, aportarán dinero a cambio de retribuciones.

Además, también es posible que, de interesar, el proyecto pueda ser de interés de las llamadas “Incubadoras” o “Aceleradoras”, que pueden ser privadas (pensemos en Bancos o Universidades) o públicas ( por ejemplo, MediaTIC, perteneciente al Ayuntamiento de Barcelona), y que también ofrecerán financiación y acompañamiento a esa “semilla” que se ha plantado.

Dicho lo anterior, no debemos perder de vista que estas medidas de inversión no obstan que se recabe financiación mediante préstamos o créditos bancarios.

Pasando a la siguiente fase, deducimos que el dinero recabado ha servido para dar una forma a nuestro proyecto y pretendemos “arrancar”, presentarlo en el mercado y con nuestro equipo y nuestros socios vamos a dirigirnos a nuestros primeros usuarios. En este caso, nos encontramos en la llamada etapa o fase “SEED”, en la cual podremos recabar también ayuda de los anteriormente expuestos Business Angels”, o el denominado “Media for Equity-publicidad a cambio de resultados- o incluso el archiconocido “Crowdfunding”.

Dicho esto, mencionar que también pueden aparecer los denominados fondos de Venture Capital” o Capital Riesgo, que si bien suelen intervenir en estadios más avanzados y consolidados del producto y la empresa, algunos se especializan en etapas como la actual, pudiendo valorarse inyecciones de capital por valor de hasta 750.000 euros, y que nos permitirá ampliar plantilla e intentar asentarnos en el mercado, competir, es decir, nos permitirá intentar entrar en la siguiente fase: el “Early Stage”.

En esta fase, como decimos, pretendemos conseguir clientes, ya hemos contactado con los primeros, tenemos “feedback”, tenemos producto y algunos medios, y queremos invertir en publicidad y competir con otros o abrirnos camino en un mercado totalmente nuevo.  Aquí es común que las empresas levanten rondas de financiación de series A y B, en la SERIE A por un importe alrededor de uno y cinco millones de euros y SERIE B entre seis y diez millones de euros.

El actor principal en estas series es el anteriormente mencionado Capital Riesgo, aunque también puede aparecer el “Equity Crowdfunding”, el cual consiste en ofertar en línea de valores de empresas privadas a un grupo de personas para inversión y que a menudo está sujeto a valores y regulación financiera

Finalizando las etapas de inversión y expansión de las Startups con las dos últimas, estas son: la Growth Stageo Etapa de Crecimiento y la etapa de Salida.

La primera de ellas y como su propio nombre indica, consiste en la captación de más capital (si se necesita) mediante el mismo mecanismo que el anteriormente mencionado en la “Early Stage”, esto es, las rondas de financiación cuya serie, esta vez, se denominará C y así sucesivamente. Se encuentran en esta fase las empresas ya maduras, que incluso han obtenido beneficios y quieren apostar por expandirse más aún ya representarse debidamente en el mercado.

Por lo que respecta a la etapa de “Salida”, esta, que no tiene por qué darse, corresponde a la venta del proyecto (si se quiere), o a su salida a Bolsa directamente (si fuera el caso). En esta fase es común que se produzca la salida de los Business Angels y los diversos inversionistas, toda vez que, por mucho que les interese el proyecto, lo cierto es que su actividad estaba encarada a obtener resultados económicos, los cuales en esta fase, se materializan.

También los fundadores deben contemplar todas sus posibilidades en esta fase, puesto que puede que les resulte interesante vender sus acciones y emprender de nuevo.

¿QUÉ SON LAS RONDAS DE FINANCIACIÓN?

Para acabar, no podemos concluir este post sin explicar qué es exactamente una ronda de financiación, puesto que aunque puede intuirse, desde Rocha Paus entendemos que nunca sobran las aclaraciones y puede resultar ilustrativo para quien se interese por la materia.

Así, definiremos rondas de inversión como un proceso a través del cual la empresa o proyecto negocia un aumentado su capital dando entrada a nuevos socios (muchas veces debido a la dificultad para obtener financiación tradicional por parte de las entidades bancarias). Éstos últimos, tienen como objetivo el retorno de su inversión, esto es, ganar dinero con el beneficio que obtienen los inversores por la inyección de capital realizada, lo que puede comportar una dilución de la participación de los socios existentes que podría repercutir en su capacidad para tomar decisiones. Es decir, como más parte del pastel comparto, menos me queda a mí y es importante que coma de ese pastel y si puedo, tenga el cuchillo que corta los trozos.

Así, es evidente que dichas rondas e inyecciones de dinero la gran mayoría de las veces comportan que algunas personas ajenas al círculo de fundadores originarios entren a formar parte de la sociedad y en ocasiones, puedan llegar a tomar decisiones trascendentes sobre su futuro.

A lo largo de las rondas se firmarán varios documentos jurídicos con diferentes grados de vinculación dónde se deberá buscar un punto de encuentro con la contraparte desde un primer momento, así como los términos y condiciones determinantes de la misma. El marco de dichas relaciones societarias y económicas se establecerá con diversos pactos entre los diferentes agentes a lo largo de un proceso de negociación en el que se formalizarán diversos acuerdos en los que encarecidamente se recomienda la intervención de un abogado especializado en la materia con el fin de proteger los intereses de cada una de las partes, sin embargo, dado que se trata de una materia que da para mucho, será objeto de otro post del presente blog siempre con la intención de no aburrir al respetable.

Como cláusula de cierre, desde este despacho, os animamos a que emprendáis, a que seáis valientes a la hora de defender vuestras ideas y sigáis vuestra intuición, somos del parecer que más vale arrepentirse por lo hecho que por lo no hecho, y resulta frustrante ver que una idea que hace tiempo tenías se materializa por otra parte ante la mirada atónita de quien pudiera haber sido participe de ella, sin embargo, conviene estar fuertemente asesorado para que el esfuerzo, tiempo, y dinero invertidos lleguen a buen fin.


abogado laboral

Artículo redactado por:

Francesc Palatsi Belver,

abogado de nuestra Firma

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos en redes sociales y no te pierdas nada!