Blog

El peso del amianto y los trabajadores de CRTVE

El peso del amianto y los trabajadores de CRTVE

Hace pocos días escuchábamos la noticia en los medios en la que la familia del mítico presentador de Televisión Española, José María Iñigo, había conseguido probar en los Tribunales que el amianto que recubría las paredes de los estudios de RTVE de Prado de Rey habían sido la causa del cáncer de Pulmón que padecía y que terminó con su vida hace ya tres años.

Los estudios de Prado del Rey Fueron fundados en 1964 para sustituir a la anterior sede de TVE. Su estudio 1 tenía una superficie de 1.200 metros cuadrados, lo que le convertía en uno de los platós más grandes del mundo por la época. Desde 1965, también albergó la producción de la Segunda Cadena y en 1973 se trasladó allí la sede central de Radio Nacional de España, en una dependencia anexa al edificio principal que se denominó la ‘Casa de la Radio’. Junto a estudio 1, se inaguraron estudio 2 y estudio 3, de 567 y 564 metros cuadrados cada uno en donde se llegaron a producir los programas de televisión durante años.

Por lo que, junto al Presentador que ha sido noticia, se encuentran innumerables trabajadores de RTVE que padecieron sin saberlo, y que padecen, las consecuencias del uso del amianto en su puesto de trabajo. Hoy vamos a hablaros de uno de ellos, EMILIO (nombre ficticio, o no), cliente del despacho.

Emilio, trabajó en RTVE desde 1.990 hasta el año 2017. Dedicando prácticamente toda su vida a las funciones de técnico de efectos especiales en Prado del Rey. El contacto con el AMIANTO no sólo fue en su puesto de trabajo, sino que montaba efectos para programas de TV, manipulando amianto puro esporádicamente durante muchos años, y trabajando habitualmente con objetos fabricados con fibras de amianto con gran exposición al calor o a fuego (estos datos han sido extraídos de forma exacta del informe de la Unidad de Salud Laboral de CRTVE).

El 10 de marzo del 2017, por Resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social, y a los 59 años de edad, le fue concedida la Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual, por un cáncer derivado del manejo de amianto (Adenocarcinoma de pulmón, enfisema centracinar y paraseptal bilateral). Por ese motivo tiene reconocida la causa/contingencia de Enfermedad Profesional.

Junto a estos hechos, que se presentan firmes y aceptados, nos encontramos con el hecho demostrado e innegable que tanto en la construcción de los estudios de Televisión Española como en la fabricación de los efectos especiales se usó amianto durante años.

Y pese a que en España tardó unos años más en llegar la prohibición, fue ya en 1978 cuando el Parlamento Europeo declaró al amianto como sustancia cancerígena. Declaración que fue provocando la prohibición de la sustancia en todo el continente.

Las variedades más perjudiciales, el amianto azul y el marrón, fueron prohibidos en España entre 1984 y 1993 y en 1999. La Unión Europea prohibió la comercialización y el uso de cualquier tipo de amianto en todo su territorio. La norma definitiva entra en vigor en España años más tarde, prohibiéndose la utilización, producción y comercialización de toda clase de amianto en 2002.

Con todos estos hechos, e impulsados por las diferentes representaciones de los trabajadores de RTVE, todos los platós y estudios de televisión se sometieron a una supuesta limpieza de Amianto a principios del año 2.002 que ha incluido la demolición y el traslado de parte de los Estudios de Prado del Rey y diferentes intervenciones.

Años después, en 2011 el estudio 11 se clausuró tras detectar amianto en las paredes, en las pasarelas de iluminación y en el falso techo de virutex. El estudio 10 también fue clausurado y sometido a desamiantación. El informe sobre el riesgo de exposición a este material, realizado por el departamento de Calidad del Aire, afirmaba que tras los nuevos trabajos realizados en los estudios 1, 3 y 10 los resultados analíticos ambientales “no destacaban la presencia de fibras de amianto” (estaban por debajo de 1/10 del valor límite). Pese a todo, el documento precisaba que en esas salas no debe utilizarse el sistema de climatización, quedando en evidencia la poca efectividad de las medidas acordadas.

En otro orden de cosas, el Convenio Colectivo de la CRTVE, que resulta de aplicación a los trabajadores de la entidad, regula una serie de prestaciones y mejoras que se contemplan en los artículos 22 y 105 del Convenio y que consisten, de un lado en una indemnización a tanto alzado en caso de incapacidad laboral y una indemnización por accidente laboral, que debiera equipararse a la enfermedad profesional. Y de otro, un seguro de vida opcional cofinanciado por el trabajador mientras se encontrara en activo.

Don Emilio, habiendo tramitado en tiempo y forma la solicitud de las prestaciones, habiendo quedado acreditado que su patología se deriva del uso del amianto y que, por tanto se encuentra ante una enfermedad profesional, se pasea ya por los Juzgados de lo Social de Madrid con la misma regularidad que la de un procurador que presenta un escrito. Desde el año 2017 no le han reconocido ninguna de las prestaciones de convenio, ni la del artículo 22, ni la del artículo 105. Y no sólo eso, sino que la aseguradora que garantizaba el seguro que llevaba décadas pagando, lo ha echado sin que le temblara la mano por ello.

Entre procedimiento y procedimiento, se añaden otros de Recargo de Prestaciones contra la misma entidad y contra la Seguridad Social, y tras tres años de lucha se sigue a la espera de la primera sentencia, que a ciencia cierta será recurrida por las partes. Estamos convencidos que es cuestión de tiempo que le den la razón, pero ese es, a la vez, el mismo problema, el tiempo.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola, ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?