Blog

Canje de la licencia venezolana: Odisea en la DGT

Canje de la licencia venezolana: Odisea en la DGT

Hoy te voy a contar un caso real. Se trata del caso de Ana (nombre ficticio). Ana es una chica que nació en Venezuela, y migró a Barcelona en 2015. A pesar de tener su licencia de conducir venezolana, a su llegada a esta ciudad no necesitó conducir porque el transporte público era suficiente en aquel momento, y así se mantuvo durante años. Sin embargo, en 2020 cambió de trabajo, viéndose obligada a desplazarse diariamente a otra localidad para trabajar. Por este motivo, solicitó el canje de la licencia venezolana para homologarlo en España.

El Canje de licencias.

El carnet de Ana cumplía los requisitos como ser mayor de edad o que su licencia estuviera en vigor. También que el país en el que se expidió la licencia tenía convenio de canje con España, en virtud del cual podía solicitar el canje de la licencia venezolana, o cambio, por la licencia española.

Ana acudió a la Dirección General de Tráfico (DGT) para solicitar su canje según lo dispuesto en el Real Decreto 818/2009, por el que se aprueba el Reglamento General de Conductores. Venezuela es uno de los países que tiene Convenio con España, a través del “Canje de Cartas entre el Reino de España y la República Bolivariana de Venezuela sobre el reconocimiento recíproco y el canje de los permisos de conducción nacionales”, hecho en Caracas el 16 de mayo de 2005, promulgado en el Boletín Oficial del Estado núm. 210, de 2 de septiembre del mismo año. En virtud de dicho convenio, las licencias expedidas por el Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT) iban a poder ser homologadas, cambiándolas por una licencia española.

Formato de la licencia de conducir venezolana.

El carnet venezolano de Ana era de plástico, similar al que se expide en España. En Venezuela, hasta 2017, las licencias de conducir eran como un carnet “normal y corriente”. Ella lo había obtenido en 2015, por lo que el cambio que hubo en 2017 a ella no debía de afectarle.

El formato de las licencias de conducir venezolanas sufrió un cambio en 2017. A partir de dicho momento, la INTT ya no expedía un carnet (de plástico) que debía recogerse en sus oficinas, como ocurre en España. Sino que la licencia pasaba a ser un documento PDF que el propio titular recibía y debía imprimir por su cuenta.

Esto supuso un problema para el canje de la licencia venezolana. Según la DGT, el documento en PDF no cumplía los requisitos de formato exigidos en la Directiva 2006/126/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre de 2006. Para poder dar cumplimiento los requisitos de forma de la licencia, la misma ha de ser un documento oficial único. Por lo que no se permite el canje de documentos que puedan imprimirse varias veces.

El 8 de junio de 2018 se suspendió la posibilidad de realizar el canje de la licencia venezolana por la española. Se reactivó el 22 de julio de 2019, y hasta ahora ha continuado en activo.

Ana solicitó su canje el día 15 de octubre de 2020. La posibilidad de canjear las licencias venezolanas volvía a estar vigente, y su carnet era de los anteriores al 2017 (de los de plástico), de modo que no tenía por qué tener ningún problema.

Odisea en la DGT.

Ana pidió su cita previa y acudió a la oficina de la DGT dispuesta a solicitar el canje de su permiso de conducir venezolano. No obstante, tras abonar la tasa correspondiente y cumplimentar los formularios que le facilitaron a tal efecto, la persona que le atendió le comunicó que no se iba a canjear su licencia porque era falsa. Ana lo negó rotundamente. Ella había acudido años atrás al INTT venezolano, había superado sus pruebas y había vuelto pasados unos días a recoger su permiso. La persona que le atendió, tras escuchar su explicación, le dio dos opciones: o marchaba y se llevaba su permiso venezolano, renunciando así al canje; o contiuaba adelante, y en tal caso, tendría que pasar parte a la policía. Ana estaba muy sorprendida, pero también muy segura de que su licencia había sido expedida en Venezuela cumpliendo todas las formalidades exigidas. Ana es una chica muy valiente y no se amedrentó, decidió luchar por el canje al que tenía derecho.

Delito de falsedad documental.

No volvió a tener noticias hasta pasados unos meses, cuando su “tema” llegó al Juzgado. Le imputaban un delito de falsedad documental. En este momento entramos nosotros -abogados- en escena. Fuimos para defenderla a ella y a su derecho. Ana no había falsificado su licencia.

Acudimos al Juzgado, estudiamos todas las actuaciones, analizamos los hechos que le imputaban y lo vimos. Se estaba imputando un delito de falsedad documental a quienes, desde la reactivación de los canjes en 2019, lo estaban solicitando con formato plástico.

Caso de éxito.

Conseguimos acreditar la inocencia de Ana, y de este modo obtuvimos una resolución de sobreseimiento y archivo. Esto significa que no fue necesario que Ana pasara por el “mal trago” de tener que ir a juicio. Antes del mismo ya acreditamos que ella había obtenido su licencia legalmente. Esta resolución es muy reciente. Nosotros, tal como la recibimos, le dimos la noticia a Ana. Paralelamente, solicitamos la devolución de su licencia original, para que pudiera efectivamente solicitar el canje que le había sido negado injustamente. Ella nos contó que se había quitado un gran peso de encima y nos agradeció infinitamente la ayuda que le habíamos prestado.

Lo que en otro caso hubiera sido un caso de éxito rotundo, en realidad ha sido agridulce. El archivo del procedimiento que se dirigía contra Ana no vino solo. Vino acompañado de la noticia de que la DGT volvía a suspender los canjes de las licencias expedidas en Venezuela.

Como en tantos otros artículos de este blog, la conclusión no puede ser otra que, otra vez, quien se ve directamente perjudicado por las decisiones adoptadas en las “altas esferas”, son los ciudadanos, como Ana. Alguien que cumple con todo lo legalmente exigible, y que se preocupa por hacer las cosas bien, puede verse inmerso en una odisea como la que te he contado, y esto, en opinión de quien suscribe, no debería ser así. Los problemas de comunicación son muy habituales entre organismos dentro de un mismo Estado, y cuando la comunicación lo es entre Estados, estos problemas no desaparecen, se agravan. Esperemos que haya pronto un entendimiento que permita nuevamente levantar la suspensión de los canjes, para que los venezolanos migrados aquí puedan hacer valer sus derechos, como Ana.

2 Comments

  1. Joselys

    Por más abogados como Barbara entregados a su trabajo y dedicados a dar lo mejor de sí mismos para ayudar a quienes los necesiten, ole 👏🏻

    1. Muchas gracias por tu comentario Joselys, ojalá todo esto se resuelva pronto.
      Estoy convencida que con tu valentía y convicción conseguirás lo que te propongas. Un saludo, y gracias de nuevo! 🥰

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola, ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?