CATALÀ
ENGLISH
info@rochapaus.com
ABOGADOS Y ASESORES TRIBUTARIOS 934 144 642


Novedades & Noticias



Puedo colocar una cámara en mi vehículo para denunciar infracciones?



Puedo colocar una cámara en mi vehículo para denunciar infracciones?

Los casos de infracciones denunciadas mediante grabaciones en video como prueba se empiezan a apilar, y en algunos países como Rusia resultan obligatorias, como podemos comprobar buscando por internet videos donde se ven numerosas imprudencias e intentos de fraude grabados por dichas cámaras.

Y aquí entra la polémica, pues cuando hablamos de Ley la cosa se vuelve técnica y con ello contradictoria con el sentido común.

Por ejemplo, parece totalmente lógico incluir una cámara en cada vehículo, para así poder denunciar cualquier infractor que registremos, y así ampliar el alcance de la efectividad de la ley y por tanto, como efecto de consecuencia, reducir la cantidad de imprudencias que los conductores efectúan del mismo modo que la colocación (y el aviso mediante señales) de foto-radares de velocidad hacen que se vigile la velocidad a la que uno circula, reduciendo así los excesos de velocidad.

Pero las personas tenemos más derechos que la ley debe proteger, y a menudo unos derechos entran en conflicto con otros en cada supuesto.

En este terreno de pantanosa contradicción se encuentran hoy en día las dashcam en nuestro país y otros del mundo.

Lo que está claro es que las legislaciones cada vez más se ven presionadas a tener que regular con precisión y por tanto a pronunciarse para dar una respuesta concreta a la simple pregunta de si se puede y en qué términos se debe poder llevar una cámara en el vehículo.

 

La situación actual

Actualmente la respuesta es que sí se puede tener, y si se puede grabar,  pero no se puede usar ni publicar las imágenes que se graben sin consentimiento de todos los identificados.

Por identificados eso incluye a personas y también matriculas, pues estas son un elemento identificativo.

Además NO se pueden colocar cámaras que graben mientras no estemos nosotros dentro y usando el vehículo, pues esa actividad saldría de la grabación privada y entraría en el ámbito de “video vigilancia”,  cuya autorización resta restringida a los cuerpos de Seguridad del Estado.

Otra cosa que queda clara es que No está permitido manipular las cámaras mientras se conduce,  lo cual es sancionable por lo tanto. (a menos que quien la manipule sea un ocupante que no sea el conductor, claro).

No se puede publicar las grabaciones, por ejemplo subiendolas a internet,  a menos que se difuminen u oscurezcan todas las partes que puedan resultar identificativas de personas o vehículos por ejemplo las matrículas de los mismos.

 

Se pueden usar como prueba?

Aquí nos metemos ya en la práctica legal, y al fin y al cabo, el motivo por el cual la mayoría de personas se plantean el comprar e instalar una cámara en sus vehículos:  ¿me servirá como prueba la grabación?

Una vez más, la respuesta es:  depende.

De que?  Pues de varias apreciaciones.

La primera de ellas es la cuestión de los derechos que se encuentran en conflicto, en este caso es el derecho a la privacidad por parte de las personas identificables en la grabación y por el otro el derecho al interés legítimo perseguido por el responsable del tratamiento -de la grabación- que prevalezca sobre el interés o los derechos y libertades fundamentales del interesado, de forma que es el juez quien decide si la grabación se acepta como prueba si considera que ésta es más importante que la protección del derecho a la intimidad de los que en ella quedan registrados.

Lo cual nos lleva al principio de proporcionalidad.

No será igual una grabación que solo registra la parte delantera del vehículo donde sucede “la acción” que se tiene que juzgar que una que registra todo lo que envuelve el vehículo, como si se tratase del coche de google maps.

También se tiene en cuenta la duración de la grabación, pues no vulnera igual el derecho a la privacidad una grabación de una hora del tráfico, que una de unos segundos o minutos en los que se muestra imágenes que pertenecen a la acción relativa a la cuestión sometida a juicio.

Esta es una parte de conflicto, pues si no se puede manipular la cámara por parte del conductor para ponerla en marcha solo cuando suceda un accidente (por ejemplo) o cuando intuya o prevea que puede suceder, entonces no se puede acotar la duración.

Pero por otra parte hay cámaras que al grabar lo hacen en secuencias que se pueden regular, por ejemplo en archivos de pocos minutos cada uno, presentando entonces a prueba aquel o aquellos que tengan que ver con la cuestión, para que la vulneración de la privacidad quede lo más acotada posible a la cuestión.

A este efecto, algunas marcas comerciales están empezando a incluir una cámara en la parte frontal de sus vehículos que se activa en el momento en que se ejerce una frenada de emergencia y graba durante unos pocos segundos o minutos, cumpliendo con las restricciones que favorecen que la grabación fuera admitida con prueba.

Un punto importante es presentar la grabación habiendo difuminado u oscurecido toda identificación de persona o datos que No tengan nada que ver con el suceso en cuestión,  pues ello facilita la admisión como prueba al dejar fuera toda persona que podría reclamar que su derecho a la privacidad ha sido vulnerado en vano. ( lo cual invalida fácilmente la grabación como prueba).

Las grabaciones no pueden realizarse para entregarlas a las aseguradoras, pues estas no tienen potestad para decidir que es admisible como prueba o no.  

Lo que los abogados de las aseguradoras interesadas pueden hacer es proponer la grabación  como prueba, y en cada caso particular se decidirá por parte de la Justicia si son admitidas o no.

 

Resumiendo

La instalación y uso no son ilegales en España, pero tampoco están amparadas por la ley.

Resultan SANCIONABLES en los siguientes casos:

  • Si la cámara graba permanentemente, tanto si se está dentro y usando el vehículo como si no.

  • Si se publican las grabaciones, por ejemplo en redes sociales, sin el consentimiento expreso de todas las personas identificables y revelación de datos privados, lo cual incluye matrículas de vehículos.

  • Si nos pillan manipulando la cámara o el dispositivo mientras se conduce. (por parte del conductor).

  • Si no hemos tenido cuidado de asegurar en la medida de lo posible que no se pueda acceder y manipular las imágenes por parte de terceros. Es decir, cuando abandones el vehículo, llévate contigo la tarjeta donde se almacenen las imágenes, o ten un sistema que impida o complique que alguien que por ejemplo te robase el coche pueda acceder a las imágenes que graba la cámara.

 

Algunos consejos

El uso de cámaras en los vehículos parece de sentido común que deberían ser reforzados por la ley para su autorización, pues innumerables incidentes, imprudencias, autorías de accidentes e incluso otras cosas no relacionadas con los accidentes de circulación que pudieran ser registradas incidentalmente por un vehículo cercano, resultaría mucho más sencillos de esclarecer y depurar responsabilidades, además del efecto que tendría sobre el resto de conductores o usuarios de la vía pública y su forma de comportarse al saber que todos los otros vehículos pueden ser testigos difícilmente refutables de las imprudencias que habitualmente se cometen, como el clásico “convertir los STOP en CEDAs”.

Pero, coloquialmente hablando, este sentido comun entra en conflicto con el otro sentido común del efecto “Gran Hermano”, en el que estamos siendo grabados por todos en casi todo momento, y donde está la línea que separa cuando estas en privacidad y cuando cedes tu derecho en pro de la seguridad.

Así pues, si decides colocar una cámara en tu vehículo, aquí van algunos consejos:

  • Asegurate de que la cámara sólo funciona mientras estés usando el vehículo.

  • Es aconsejable que la cámara registre en tramos de pocos minutos, para que si tienes que presentar una grabación para que sea admitida como prueba, ésta sea lo más corta en duración posible para facilitar que sea favorablemente admitida.

  • Cuida de que la cámara grabe el espacio imprescindible, de forma que no grabe todo lo que sucede alrededor del vehículo.  por ejemplo, que grabe la parte frontal y con un angular no demasiado abierto.

  • Aunque suene chorra, la motivación que te lleve a colocar la camara deberia ser para un uso domestico, es decir, que grabas el recorrido porque te gusta, porque te divierte o por cualquier razón privada.
    Si manifiestas que la intención es “por si sucede un accidente” o “para pillar infractores que te cabrean o te pegan un susto y ser un ciudadano modélico denunciandoles” estaríamos admitiendo que obtuviste esas imágenes con un sistema de video vigilancia y eso, a menos que seas miembro de un cuerpo de seguridad homologado ( por ejemplo la policía) y en uso de una cámara también autorizada, no estás autorizado a hacerlo, y no se admitirá como prueba,  incluso podrías acabar siendo tú el que intencionalmente ha lesionado los derechos de otras personas y ser sancionado por ello.

  • Considera que la grabación de la dashcam es una extensión de tu testimonio ocular, un refuerzo que puede ayudar a esclarecer de forma más poco equívoca lo que tus ojos y memória (o lo de los testigos presentes) pueden aportar.

  • Mejor aún si la Dashcam que adquieras sea desmontable y puedas quitarla por completo  cuando abandones el vehículo, pues así te cubrirás ante la posible apariencia de ser un dispositivo de videovigilancia fijo, estando este en el vehículo de forma permanente.

  • Y sobretodo, no publiques ni subas a internet las imágenes de la grabación sin antes asegurarte de que sea imposible identificar a nadie que aparezca, porque a menos que tengas su consentimiento, estarás violando el derecho a la privacidad, y haciendo un flaco favor a la revisión de la ley hacia la regulación favorable a la instalación y uso de estas cámaras.

Como ultimo apunte al respecto, este es uno de los asuntos que están en pleno desarrollo,  cada vez aparecen más denuncias que incluyen grabaciones, como el caso de un ciclista que grababa sus recorridos y denunció a cerca de 49 vehiculos que cometian infracciones,

especialmente la de no respetar la distancia de seguridad obligatoria de los vehículos respecto los ciclistas, aunque su aceptación como prueba está por ver.


Que puede hacer un agente respecto una dashcam?

Un asunto más que viene a colación, o que uno puede encontrarse, es el caso en el que se graben imágenes de agentes de la ley que estén de servicio y actuando:  La ley no prohíbe grabar a agentes uniformados que estén de servicio, una vez más los problemas vienen con el uso que se dé posteriormente de esas imágenes grabadas.

Respecto al añadido que viene con la apodada “Ley Mordaza”, el supuesto en el que un agente puede confiscar la cámara y su contenido, debe proceder con ciertas condiciones:

“cuando EXISTAN INDICIOS RACIONALES DE USO ILÍCITO, es decir, que el o los agentes dispongan de suficientes indicios que hagan prever que las imágenes puedan ser utilizadas para la comisión de hechos delictivos o que pongan en peligro la seguridad de los funcionarios”

En ese caso la policía puede intervenir cautelarmente el dispositivo, deberá levantar la correspondiente acta de intervención en la que debe constar la identificación del funcionario actuante, datos de la persona interesada y la clara descripción de los hechos que motivan la actuación,  los cuales no pueden ser simples sospechas fundadas en nada, como por ejemplo “ por si acaso” o “ porque no se que uso va a darle a esas imágenes”.

A continuacion tendran que dar traslado de los hechos a la correspondiente autoridad judicial o administrativa,  y por supuesto no podrán eliminar ni manipular el dispositivo y mucho menos pedir a la persona interesada que elimine lo grabado, pues tal funcionario (agente) estaría incurriendo en un delito de coacción.

Cuando no existan INDICIOS RACIONALES DE USO ILÍCITO pueden pedir los datos de la persona interesada e informar a la misma, como acción preventiva, sobre las posibles consecuencias legales en caso de que hagan un uso inapropiado del material.



 

Fuentes: 1,2,3,4,5

Photo by Miranda Wipperfurth on Unsplash

 

 




Comentarios

Deja tu comentario :)

Titulo

Nombre

Email (no se publica)

Comentario




ROCHA PAUS GRUPO LEGAL


Si buscas un abogado en Barcelona ROCHA PAUS GRUPO LEGAL ofrecemos un completo servicio de representación y asesoramiento en todas las áreas del Derecho

Nuestro Equipo


En ROCHA PAUS GRUPO LEGAL somos abogados y economistas, contamos con la experiencia y podemos ofrecerle un servicio integral que garantize un resultado ventajoso.

Trato personal


El Objetivo de nestros abogados en Barcelona es prestar un servicio legal del mayor alto nivel de calidad y eficacia. Totalmente personalizado y adaptado a la situación de nuestros clientes.

¿Te podemos ayudar?


Teléfono:

+34 934 144 642


Email:

info@rochapaus.com


Dirección:

Carrer Aragó, 284 bis, 2o 1a BARCELONA 08009





Envíanos un mensaje. Te contestaremos

close-ayuda